Por: Angie Carolina Velásquez López,

A finales del año 2019 en Wuhan (China), se conoció la propagación de un brote desconocido, que por sus síntomas pudo ser confundido con el Síndrome Respiratorio de Oriente Medio (MERS) y con el Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SRAS). Los primeros casos fueron reportados a la Organización Mundial de la Salud (OMS) como un conglomerado de neumonías sin fallecimientos, sin embargo, la poca información que se tuvo en su momento no fue contundente para dar una alerta de riesgo global, por este motivo la OMS no impuso restricciones a los viajes ni al comercio en China.

El 12 de enero de 2020, China informó sobre la secuencia genética reportada en los contagiados, esto ayudó a que otros países se equiparan con recursos médicos y pudieran hacer diagnósticos específicos para detectar el virus a tiempo.

La alerta de los contagios, no tuvo gran relevancia hasta que en Tailandia se reportó el primer caso de Covid-19. Gracias al secuenciado genético, se descubre que el virus se puede transmitir entre los humanos por medio de las vías respiratorias.

Seguido de esto, el 30 de enero del presente año la OMS, “señaló la existencia de un total de 7.818 casos confirmados en todo el mundo, la mayoría de ellos en China y 82 en otros 18 países, bajo estas estadísticas evalúan el riesgo en China como alto y el riesgo mundial alto”. Desde este punto comienza la pandemia y trae con ella diferentes problemáticas sociales y económicas.

Impacto de la Covid-19 en el Mundo.
Primeramente, el sistema de salud no estaba preparado para enfrentar algo de tal magnitud y sin quererlo se evidenciaron problemáticas internas en hospitales y clínicas como la escasez de recursos médicos, desigualdad laboral, abandono de la esfera pública y jornadas de trabajo altamente extensas.

Por otro lado, la economía global sufrió un gran golpe por la permanencia de la pandemia: empresarios, comerciantes, estudiantes y viajeros fueron los más afectados, por las políticas que implantaron los distintos gobiernos existentes,

En China hubo una fuerte contracción en la industria, que trajo problemas con los servicios, inversiones, ventas minoristas y el turismo.

En España, no dejan de existir los problemas económicos, el transporte y el turismo; cabe mencionar que, entre las previsiones actuales, el Euro experimentará una contracción del 7.8% donde se proyecta una recuperación del 4.1% en el año 2021 y del 3% en el año 2022.

En Estados Unidos prevalece una recesión económica profunda, los mercados bursátiles, financieros y petroleros del mundo vivieron un día oscuro por la caída del dólar en el mes de octubre tras el aumento de contagios por Covid-19.

Según el Banco Mundial, el Producto Interno Bruto (PIB) de la región de América Latina y el Caribe caerá -7,2% en 2020, las estimaciones de la CEPAL indican que el PIB de Colombia se contraerá 2,6 % al cierre del año.

Por otra parte, Centroamérica, mostró un decrecimiento del PIB del -6.9%, debido a las desaceleraciones de manufactura y baja comercialización de los productos internos, esto generó un impacto negativo en las entidades públicas y privadas, pues las inversiones y los empleos disminuyen, los precios de los productos caen y el consumo se contrae.

Aunque la reactivación de la economía ha tenido un avance gradual, se espera un cambio en los modelos de desarrollo de cada país, ya que ahora dependen de los avances tecnológicos para poder acelerar necesidades, en términos de crecimiento y productividad.

Se requiere de una reestructuración y reconfiguración del consumo y la economía de los hogares, que permita mantener el sustento diario al que nos enfrentamos todos los seres humanos, para recuperar el bienestar y respiro social con el que muchos crecimos.

Es claro que nuestro actuar como ciudadanos no logra abarcar todas las posturas políticas que el gobierno nos ha hecho determinar por las distintas condiciones en las que vivimos. En primera medida, el cambio estructural en la educación y el trabajo tras la pandemia no acoge, y mucho menos permite avances en la calidad de vida de todos los habitantes, esto provoca un fuerte abandono a la población mayormente vulnerable, por esto debe existir un compromiso institucional que genere sentido de pertenencia frente a las necesidades de sus colaboradores.

Hoy día se han conocido varios avances sobre la vacunación masiva contra la Covid-19 en países como Inglaterra, Rusia y China, con esto se espera la próxima llegada de la vacuna a Colombia, que según el Ministro de Salud Fernando Ruíz iniciará con un primer lote de 1,7 millones de vacunas de la farmacéutica Pfizer en el mes de febrero.

 

Por pithecus