Doce personas son acusadas de desforestar enclaves estratégicos ambientales como el Páramo de Guerrero, Parque Pionono y El Neusa. Otras detenciones ocurrieron en Guatavita por explotación ilegal de carbón.

Los operativos se cumplieron en desarrollo de acciones de la Fiscalía contra grupos dedicados a explotar criminalmente los recursos naturales protegidos a lo largo y ancho del país.

“En Zipaquirá y Cogua fueron capturados nueve presuntos integrantes de una red que habría auspiciado la deforestación de 2.000 hectáreas (entre) las reservas naturales del Páramo de Guerrero, Parque Pionono y El Neusa”.

De acuerdo a los señalamientos, los detenidos podrían ser responsables de tala de bosques nativos, procesar la madera, comercializarla ilícitamente y transportarla con guías de movilización falsas hacia diferentes puntos del país.

Las especies afectados con el cedro, acacia, guadua, palma colombiana, linde, algarrobo y pino toleta, muestras que se encuentran en riesgo por la amenaza del comercio ilegal de madera.

En otros hechos la misma Fiscalía incursionó en zona rural de Guatavita, apoyados por el Ejército Nacional, con el propósito de atacar un frente de explotación de carbón.

“Los peritos constataron que esta labor se ejercía sin autorizaciones ambientales ni los permisos de ley; además, detectaron un grave daño al ecosistema ocasionado por la indiscriminada extracción del mineral”.

Noticiasdiaadia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *